¿Qué es la disfunción craneomandibular?

¿Sufres de dolor crónico en la mandíbula, cara, cabeza, cuello u hombros?

Este dolor puede ser causado por un trastorno de la articulación temporomandibular también conocido como disfunción craneomandibular (DCM).

ferula de descarga

¿Qué es un DCM?

La articulación temporomandibular (ATM) es el nombre de la articulación situada a ambos lados de la cabeza, justo delante de las orejas. Estas articulaciones conectan la mandíbula con el hueso temporal (cráneo). La ATM, que puede rotar y moverse hacia adelante, hacia atrás y de lado a lado, es considerada una de las articulaciones más complejas del cuerpo. Esta articulación, en combinación con otros músculos y ligamentos, permite masticar, tragar, hablar y bostezar. Cuando tienes un problema con el músculo, el hueso u otro tejido en el área de la ATM y alrededor de ella, puedes tener disfunción craneomandibular (DCM).

 

Síntomas del DCM

Los síntomas incluyen dolor y sensibilidad en o alrededor del oído, la articulación de la mandíbula o los músculos de la mandíbula, la cara o las sienes. Otros síntomas son los problemas para abrir o cerrar la boca, y un chasquido o crujido al masticar, bostezar o abrir la boca. El CDM puede estar relacionado con el dolor de cuello y los dolores de cabeza. Si tienes alguno de estos síntomas, díselo a tu dentista.

dolor mandibula

Causas del DCM

En la mayoría de los casos, los trastornos temporomandibulares son causados por una combinación de factores como lesiones en la mandíbula y enfermedades de las articulaciones, como la artritis. Se cree que el bruxismo (apretar o rechinar los dientes) y la tensión muscular de la cabeza o el cuello pueden empeorar los síntomas del DCM. El estrés también es un posible factor. Sin embargo, no está claro si el estrés causa la disfunción o es un resultado de él.

Otras cosas que pueden conducir a la disfunción craneomandibular son las prótesis dentales parciales o completas que no encajan bien. También ciertos hábitos como morderse las uñas o morder un bolígrafo.

 

Tratamiento del DCM

La mayoría de los pacientes con DCM mejoran de forma espontánea sin ningún tratamiento. Para ayudar a aliviar los músculos doloridos de la mandíbula, se puede poner una compresa fría o tibia en la mandíbula y masajear suavemente los músculos de la mandíbula. Se deben evitar los alimentos duros, masticables o pastosos. Trata de no abrir la boca demasiado, incluso cuando bosteces. Y lo más importante, relaja los músculos de la mandíbula.

Cuando estés relajado, los dientes deben estar ligeramente separados y la lengua debe descansar en el suelo de la boca con los labios apenas tocándose o ligeramente separados. Debe haber un ligero espacio entre los dientes superiores e inferiores, excepto al masticar, hablar o tragar.

 

Acude al dentista

Después de un examen minucioso y, si es necesario, de las radiografías apropiadas, el dentista puede sugerirte un plan para tratar la DCM. Este plan de tratamiento puede incluir técnicas de relajación, una remisión a un fisioterapeuta, un quiropráctico o un psicólogo, para ayudarte a aliviar el dolor muscular producido por estrés. Otras opciones de tratamiento pueden incluir medicamentos analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares. Si sufres insomnio, se pueden utilizar varios enfoques para mejorar el sueño.

dolor articulacion madibula

Tu dentista puede sugerirte que uses un protector nocturno, también llamado férula oclusal. Está hecha de un material transparente y se ajusta de modo que se muerde contra la férula en lugar de contra los dientes. Esto suele ayudar a que las articulaciones y los músculos de la mandíbula se relajen.

Si el dolor continúa, el dentista también puede remitirte a un especialista dental con formación adicional en alteraciones temporomandibulares. Éste podría ser un especialista en medicina oral o en dolor orofacial, un cirujano oral, un ortodoncista, un periodoncista o un prostodoncista, según necesidades.

La cirugía se utiliza raramente para tratar los DCM. Sin embargo, si ninguno de los otros tratamientos ha funcionado, o si es muy difícil abrir la mandíbula, es posible que se necesite cirugía. Si necesitas cirugía, tu dentista te remitirá a un cirujano oral y maxilofacial con experiencia en cirugía de la ATM.