Los dentistas estamos preparados para el Coronavirus

Parece que cada pocos años, un nuevo coronavirus aparece y causa atención mediática. Tal fue el caso del Coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) de 2002 y del Coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) de 2012.

El COVID-19 parece estar en las noticias diariamente y ha sido discutido por la gente en todas partes. Pero, el mundo de la odontología está muy preparado para este tratamiento.

coronavirus contagio dentista

La comunidad odontológica ha estado haciendo un muy buen trabajo de protección de nuestros pacientes a través de prácticas de control de infecciones de última generación. El uso de equipo de protección individual (EPI), incluyendo máscaras, guantes, gafas protectoras y batas, ha llevado a una mejor protección para nuestro personal y pacientes.

Nuestro uso de desinfectantes, prácticas de esterilización actualizadas, lavado de manos exclusivo y materiales desechables de un solo uso también han ayudado a facilitar las visitas dentales seguras para nuestros pacientes.

COVID-19

Los síntomas de COVID-19 pueden incluir fiebre, tos y falta de aliento. Estos síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición. La transmisión actual de COVID-19 parece ser de las personas enfermas a las que las rodean. La aparente propagación del virus es por las gotas respiratorias producidas por las personas enfermas al toser o estornudar.

Es interesante observar que el momento de este brote coincide con la gripe estacional, que también puede presentarse con los mismos síntomas y ser un factor de confusión en el diagnóstico adecuado. Afortunadamente, las precauciones estándar aplicadas correctamente son eficaces contra esos virus.

covid19 contagio

Tres claves pueden ayudar a los profesionales de la salud a diferenciar de forma preliminar si un paciente tiene COVID-19 y no gripe:

  • Un historial de viajes desde la ciudad de Wuhan, China, en los últimos 14 días antes de la aparición de los síntomas.
  • Contacto cercano con una persona que está siendo investigada por COVID-19 mientras esa persona estaba enferma en los últimos 14 días antes de la aparición de los síntomas.
  • Contacto cercano con un paciente enfermo confirmado por el laboratorio de COVID-19 en los últimos 14 días.

Entonces, ¿qué pueden hacer los dentistas para protegerse a sí mismos, a su personal y a sus pacientes de COVID-19?

Existen recomendaciones para el público en general, tales como:

  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Usar un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60% de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos no lavadas.
  • Evitar el contacto cercano con personas que estén enfermas.
  • Quedarse en casa cuando se esté enfermo.
  • Cubrir la boca cuando se tosa o estornude con un pañuelo de papel, tirar el pañuelo a la basura, y luego lavarse las manos.
  • Limpiar y desinfectar los objetos y superficies que se tocan con frecuencia.

En cuanto a la práctica odontología, hay tres puntos muy importantes:

  • Nos aseguramos del bienestar del paciente, es la consideración número uno de la práctica dental y el uso de precauciones estándar mantiene a todos seguros.
  • Revisamos todas las pautas de precaución estándar con todo el personal y nos aseguramos de que se están siguiendo.
  • Hacemos saber a los pacientes de que se están tomando estas precauciones como parte de la rutina en la consulta.

dentista coronavirus contagio

Aunque sabemos que nuestras prácticas de salud oral son seguras para nuestros pacientes y el personal, las continuas noticias sobre el virus pueden poner nerviosos a los pacientes. Debemos ser proactivos en ofrecer información tranquilizadora y asegurar a nuestro personal y pacientes que nuestro control de infecciones y las precauciones estándar son un excelente disuasivo para el virus.

Los odontólogos nos mantenemos al día sobre el virus visitando las páginas web de las organizaciones nacionales e internacionales de salud, para obtener la información más actualizada.

Al mantenernos proactivos, informados y tranquilos, seremos capaces de proporcionar a nuestros pacientes y al personal el fantástico cuidado dental que siempre hemos proporcionado.