Blog

Todo lo que necesitas saber sobre la halitosis

La halitosis es un síntoma o un signo caracterizado por mal aliento u olor desagradable de la cavidad oral.

La halitosis tiene una gran prevalencia en la población general, puesto que se estima que más del 50% de las personas la padecen. Casi todo el mundo presenta halitosis al despertar por la mañana, después de varias horas de sueño nocturno, cuando las estructuras de la boca han estado en reposo y la producción de saliva ha sido muy escasa.

La mayoría de la población mundial que padece de halitosis son personas que superan los 50 años de edad.

La halitosis matinal se produce porque, durante el sueño, se deja de producir saliva. Ésta mantiene la boca limpia de residuos. Sin saliva la boca se reseca y las células muertas y bacterias se adhieren a la lengua y al interior de las mejillas, produciéndose halitosis (mal aliento).


 

 

Etiología de la Halitosis:

mal aliento, halitosisLas causas de la halitosis pueden ser múltiples, desde escasa higiene bucal, hasta enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón.

Esta halitosis se produce por descomposición bacteriana de restos de alimentos entre los dientes, de saliva, de células de la mucosa oral o de sangre, que produce sustancias volátiles como ácidos grasos simples como el ácido butírico, ácido propiónico, ácido valérico y componentes de sulfurados derivados de las proteínas como la putrescina y cadaverina. Debido a esta producción de sustancias, más del 90% de las halitosis tienen su origen en la cavidad oral y cuando no existe patología, suele ser por higiene bucal escasa.

En clínica se observa frecuentemente que una de las causas más comunes de halitosis es la gastritis crónica. El tratamiento correspondiente alivia o cura este síntoma.

Tipos de halitosis :

A veces, el tipo de halitosis es síntoma de problemas muy concretos.

Por ejemplo, halitosis con “olor a podrido” puede indicar un deterioro dental, enfermedad de las encías o sinusitis. Halitosis con “olor afrutado” podría ser síntoma de diabetes mellitus. Halitosis con “olor a queso” en un niño suele avisar de la presencia de un cuerpo extraño en su nariz. Halitosis con olor a orina puede ser síntoma de fallo renal.

Otras causas de la halitosis incluyen condiciones de origen médico o químico. Por ejemplo, la disfunción del hígado, la enfermedad pulmonar y la enfermedad respiratoria.

Hay también medicamentos que pueden causar halitosis, La sequedad en la boca puede estar provocada por más de trescientos fármacos, entre los que se cuentan antidepresivos y antihistamínicos.

Problemas sociales:

mal aliento, halitosisMuchos millones de personas atribuyen una gran importancia al aspecto social de la halitosis. Las personas que sufren de halitosis pierden la confianza en sí mismos. Viven con un miedo constante de ofender o molestar a otras personas. Es una situación agotadora que disminuye la calidad de vida.

Muchas veces puede parecer un mal menor que no afecta para nada a quien padece halitosis, pero que molesta a terceros y resulta, en definitiva, muy perjudicial para las relaciones personales. La halitosis suele ser insoportable para todos menos para quien lo padece. La explicación a este hecho radica en que las células nasales capaces de detectar el olor acaban por no responder al constante flujo de efluvios fétidos.

¿Cómo combatir la halitosis? mal aliento, halitosis

En el tratamiento de la halitosis se pueden corregir o extirpar las causas orgánicas.

Tratamiento para evitar la halitosis:

  • Acudir a un odontólogo que explore la cavidad oral, todas las piezas dentarias y las encías.
  • Uso de seda dental: para eliminar los restos de comida incrustados entre los dientes. Debe realizar después de las comidas y antes del cepillado dental.
  • Cepillado dental, como mínimo tres veces al día o después de cada comida principal y sobre todo nunca olvidar antes de ir a dormir por la noche. El cepillado de los dientes debe realizarse en todas sus caras y también debe incluir el dorso de la lengua. Se recomienda un cepillo dental suave si sangran las encías y una pasta de dientes que tenga un alto contenido en flúor.
  • Colutorios bucales tras el cepillado o entre cepillados. Su eficacia es transitoria y no deberían sustituir al cepillado dental.
  • Masticar chicle sin azúcar: es otro remedio contra la halitosis entre las comidas o entre cepillados de dientes, debido a que se aumenta la producción de saliva. Tampoco debe sustituir al cepillado dental.
  • Ingesta abundante de agua: se recomienda beber entre uno y dos litros de agua al día para favorecer la producción de saliva.
  • Evitar el tabaco, alcohol, café y alimentos de intenso sabor u olor como el ajo, que potencian la halitosis.

 

Halitosis infantil:

La halitosis es un problema relativamente frecuente en la población infantil. Generalmente se atribuye a una higiene deficiente de la cavidad bucal y de sus piezas dentarias. No hay que restarle importancia porque puede ser el aviso de algún trastorno orgánico. Estos pueden ser afecciones como la estomatitis, gingivitis, faringoamigdalitis, rinitis o sinusitis.

Si un niño pequeño presenta halitosis, y es sano hasta el momento de percibir ese mal olor, habrá que pensar en la posibilidad de que tenga introducido algún cuerpo extraño en sus fosas nasales. Si es así no hay que extraerlo. En su intento se podría introducir aún más. Llevar al niño al médico es lo aconsejable.

Si no es este el caso, la raíz del problema esté en una inadecuada higiene bucal. Una visita al odontólogo puede verificarlo. Si el examen odontológico descarta alteraciones bucales o mala higiene, se deberá consultar con el pediatra.